Imprescindible hacer antes de casarse

photo-1461265924727-666f16b92ad7La mayoría de las parejas cuando se casan no se plantean hacer capitulaciones matrimoniales para regular su matrimonio, y eso responde a la creencia generalizada de que el matrimonio es un régimen legal estricto e inamovible sobre los derechos y deberes de los cónyuges sin posibilidad de variación o alteración de dicho régimen, siendo también esta una de las razones por las que muchas parejas deciden no pasar por el altar.

Sin embargo esto no es exactamente así, es posible pactar la mayoría de los efectos del matrimonio y de una indeseable, pero no por ello imposible, ruptura, incluso el régimen que afectará a los actuales o futuros hijos de dicho matrimonio, es decir, se puede pactar por adelantado que en caso de divorcio habrá custodia compartida sobre los hijos del mismo.

Numerosos estudios, así como la experiencia personal de muchos abogados, demuestran que una regulación por anticipado de una ruptura, reduce drásticamente la conflictividad de la misma. Pero no sólo en el matrimonio sino en cualquier tipo de vinculación legal entre dos personas, como puede ser una empresa, una entidad sin ánimo de lucro, una asociación política… etc., de hecho este es un apartado obligatorio de los estatutos de constitución de cualquier entidad legal, sin embargo, paradójicamente el más común de los vínculos legales, el que más historia y trascendencia tiene en la sociedad, y el que más afecta a la vida personal de un individuo, se deja su regulación a lo establecido en la ley, o a la decisión de un futuro juez.

Hay que tener en cuenta que la regulación legal tiene carácter residual es decir sólo se aplica cuando no hay regulación expresa de las partes, y que por supuesto esta regulación es muy genérica y no cubrirá todas las posibles situaciones que suelen darse en la vida real, por tanto hay que dejar ciertas decisiones importantísimas al arbitrio de un juez, con toda la incertidumbre que eso genera, sin contar con los gastos judiciales, el uso de fondos públicos que conlleva cualquier procedimiento judicial, y sobre todo un fuerte daño a los hijos del matrimonio, puesto que un conflicto entre los padres impacta seriamente en su bienestar emocional, haciendo todavía más difícil y dolorosa una situación que ya es desagradable de por sí.

Muchos de estos efectos negativos, pueden evitarse anticipándose a ellos, acordando los cónyuges anticipadamente el régimen económico matrimonial, por ello animamos a todas las parejas, tanto si están casadas como si lo van a estar pronto, a que hagan unas capitulaciones matrimoniales antes de que sea demasiado tarde.

Si te gustó este artículo o te sirvió de ayuda por favor compártelo
Por Oscar Vaello Monllau

Show Comments

Comments are closed.